We Are Trump’s Platform

By Julian Rodriguez, ElectroMedios.com

Donald Trump says something despicable and TV ratings go up. Television news is his platform, the best one. The only one. Providing primacy to incompetent candidates like Donald Trump often creates more confusion than clarity; it’s like releasing the Kraken in times of peace dialogues.

Trump leads on polls not because his ideas are White House worthy, but because he has successfully fragmented the competition, hijacked America’s rundowns, and targeted American misconceptions of the world. Sounds like a business plan… because he’s a business man.

Univision and FOX News are preaching to the choir—we know that—and by doing so they stay relevant and profitable… at a public interest cost. The time our newscasts devote to Trump is time we do not use to inform our audience about real long-term problems: this is the perfect climate for Capitol Hill deals.

The news media is missing the big story and we will continue to miss it for as long as we prolong our affair with well-funded irrelevant political candidates sprouting scattered and ill-informed ideas. News producers need to refocus.

.

..

.

..

.

..

.

Millennials for Sale

By Julian Rodriguez, ElectroMedios.com

Millennials, that noisy word that’s being used like plastic bags by all industries. Millennials! Millennials! Millennials! That’s all I hear with nausea, and sentences containing such word often show dangerous assumption levels (like radon at home). We often blame Millennials for their choices while forgetting we created this world for them.

I hear: Millennials want everything digital, online, for free. How do we make money out of this generation? Our business models are upside down! We can’t pay bills with everything digital, online, and free! –Ask The New York Times.

Well, there’s a reason Millennials want everything digital, online, and free: Millennials are broke. They grew up in an unfavorable economic climate, have no disposable income, and are hitting a market with stagnant salaries. Of course they want products and services to be inexpensive and omnipresent; they have to decide whether they should buy personal hygiene products or pay their cable TV bill. “To hell with cable TV, I need toothpaste! I need tampons! I need underwear!” That’s what I hear from Millennials; I work with them. That’s reality.

So this “choice” vortex generated by Millennials is not only the consequence of available digital networks and everything online, but, above everything, the hangover of a vulgar Wall Street party. Poverty changes demand and supply, and gross unequal distribution of power, wealth, and education leads to messy pseudo revolutions –Ask Venezuelans.

You want a working business model? Hire Millennials and pay them a decent salary.

.

..

.

..

.

..

.

Cable Providers, Caged Animals

By Julian Rodriguez, ElectroMedios.com

I cut the cord a year ago, and cutting it had the equivalent glory of hunting a caged animal. The cable provider is tied to nonnegotiable bundles; there’s little sales representatives can do to tilt the balance of the channel lineup. Their only weapons are rewards, discounts, and more services at a higher monthly cost offering “higher” discounts: spend more, save more! Finally, after hearing the cable provider mooing in pain over the phone, the cord was gone and only my internet service survived the massacre.

I said goodbye to cable for several reasons, but above everything I did it as a matter of principle. I had access to hundreds of channels and was paying $104 per month ($162 with internet and $180 with Netflix), and among the hundreds I only watched a few: CNN, Fox News, Nat Geo, Discovery, Animal Planet, and Food Network. Yes, I’m one of those obscure humans who doesn’t follow sports—I just don’t have the time—and the only true, yet ephemeral, love affairs I have with sports happen every few years: the Olympics and the World Cup. However, we can watch those for free on NBC, Univision, or Telemundo without cable.

No cable or satellite company offers channels à la carte, just bundles with infinite content I have a hard time relating to: reality shows of egocentric people confined to apartments with no food and an unlimited supply of liquor. Wonderful! A lab-rat experiment without rats. Yes, I apologize if I can’t relate to cheap, cruel, and dangerous social experiments on television. So, if I was watching only six channels the monthly cost per channel was $17.33. This means that I spent on these six channels about $1,200 per year, that’s more than the GDP per capita (PPP) of Afghanistan. Of course, I excluded local channels from this list because local channels are free over-the-air. And if I cut the cord, local channels will still be there for me, like angels (angels once threatened by startup Aereo).

Are these six channels worth $1,200 a year? The answer is somewhat flat: it depends. In my case: no. But, that’s just because I don’t follow sports and I have been able to circumvent the absence of the channels I used to watch by tuning more to local television, buying a $39 DVR (made in the USA, to my surprise), reading more ad-supported news online, and giving myself a healthy diet of Twitter feeds to stay up-to-date. The Food Network and a million more sites have pretty good recipes, and I am a Nat Geo Magazine subscriber—this keeps me at vanguard with the one organization that defined those of us with a thirst for exploration. Movie and entertainment wise, I have smart TVs with access to Netflix… enough said about those.

A year later into this project, I don’t feel the world around me is foreign. From time to time I get a glimpse at cable news networks and their screaming heads… I feel for a moment safe and away from the mainstream noise. I enjoy too much responsibly balanced news to allow my life to be infected with pundits with an agenda. Still, not everything is clear skies without cable; it haunts me to be locked away from live coverage of meaningful national and international news events—coverage that’s done diligently by TV networks with proper resources. Missing critical moments might be just the thing that justifies paying $1,200 a year. Fear is the greatest motivator.

.

..

.

..

.

..

.

Los Aturdidos Medios de Comunicación

Por Julián Rodríguez, ElectroMedios.com

Antes de que la purga digital nos dejara a todos con los pantalones abajo, existían pocos medios de comunicación que nos facilitaran llegarle a los jóvenes. Hoy es la misma vaina, nada ha cambiado. Hoy tenemos también pocos medios para atraer a los jóvenes, y los jóvenes, ahora más que nunca, tienen menos ingresos disponibles. Así que aunque los medios están a disposición de todos, la función de los medios continúa siendo la de cultivar una audiencia que mañana, cuando tenga una hipoteca, carros, hijos y, ojalá, una carrera profesional, vea en los medios de comunicación una fuente cotidiana de información.

La gratificación instantánea también nos ha dejado a todos colgando de una pata, pensando que cada mensaje no sólo merece una respuesta sino también una respuesta inmediata. Y que la respuesta merece reciprocidad, sin importar la hora del día, de la noche, si estamos a quince mil pies de altura, o en Playa del Carmen descuartizando un mero frito. Hoy tenemos la colección de conversaciones más grande de la historia que no merecen documentación, y somos juzgados por toda esta algarabía, este Rashomon que le hemos regalado a la corporación a cambio del éxtasis de la gratificación instantánea: nuestra amígdala cerebral no puede hoy estar más a merced de falsas alarmas.

Las ondas sísmicas de las nuevas generaciones de latinos, aquellos hispanos que habrán de doblar el fuete político con la píldora sistemática del voto, también dejó a Washington rascándose la cabeza. Así que los partidos políticos establecidos hoy ya andan como bestias amedrentadas por un rayo. La industria, los grandes y pequeños empleadores, también hoy caminan encorvados preguntándose ¿cómo hacemos para lograr a estas nuevas generaciones latinas, hacer de estas nuestras fieles consumidoras? Y la fe la ponemos en la fusión del sistema tradicional y el empuje metamórfico que traigan estas nuevas corrientes. De los jóvenes hispanos se sabe de todo y, al cabo, nada; porque aunque les tenemos estadísticas, les hablamos en un spanglish barato y les embutimos productos y servicios como si fueran chorizos para luego curarlos bajo el sol pérfido de la inclusión.

Y es durante las elecciones parlamentarias que se entran a cuchillo los políticos, como en la vieja Roma; a nadie le interesa tanto que los medios puedan llegarle a los jóvenes latinos como a los partidos políticos. La industria de los medios de comunicación hace los estudios, las inversiones, se movilizan, crean, expanden, y finalmente llegan a la esquina que veían venir: el cuento de llegarle a los jóvenes hispanos es un cuentico de más de tres mil páginas. Toca cultivarlos para cuando lleguen a la edad de los 34 a 54, toca plantarles la idea de la educación, de ir a la universidad para que logren mejores ingresos en su edad adulta—si es que la desigualdad no se los traga vivos antes del amanecer—. Mientras tanto, el ganso de los huevos de oro de los medios es vender su audiencia latina a los partidos políticos, y vender a muy alto precio, porque las campañas políticas están dispuestas a pagar un dólar por ganarse un centavo del voto hispano.

Ganarnos los jóvenes hispanos no es una conspiración—aunque sí la es, pero no le cuenten a nadie, por favor—, es solo que las economías de mercado buscan sobrevivir a todo vapor esta lluvia de cascajo. A diario conspiramos en contra de nuestros adversarios, y el vencedor llena sus arcas de joyas hermosas, joyas  tan hermosas como las mujeres más exclusivas y los muchachos más guapos, como en la vieja Roma.

La fuerza disruptiva es bien conocida, sabemos que los jóvenes latinos tienen un aparato en los bolsillos que usan para «facebookear» hasta que se pasan su última luz roja. Este desorden intestinal que experimentan los publicistas, los empresarios, los medios, es la cosecha jugosa del campesino y su azadón. Mark Zuckerberg nos tiene a todos como ropas al viento, expuestos al mundo para que el mundo nos encuentre, y adictamente volvemos a diario a la tierra prometida de Mark. Las redes sociales en línea son un mosco en el oído que nos aísla de nuestros amigos, amigos con los que, irónicamente, nos pusimos una cita usando las mismas redes que nos ausentan.

En aquel punto escalofriante donde el río análogo se hizo un delta digital, los medios de comunicación le apostaron a la ideología de automatizar sus producciones y emplear con sueldos paupérrimos a  profesionales jóvenes que desplazaron, y continúan desplazando, a aquellos profesionales veteranos que se quedaron embistiendo molinos de viento. Las tecnologías móviles se robaron la humanidad; hoy somos una órbita de zombis zonzos tropezándonos en las calles, y los medios buscamos poblar la internet con anzuelos que ensartan la atención de un mundo enfermamente distraído. Los medios tradicionales han sacrificado la calidad de su contenido con la visión superflua de convertirse en la nota viral del día. Si nuestra señal no se diferencia del ruido, si nuestro contenido no brinda una función muy superior a las sandeces que pueda publicar cualquiera, entonces ¿cómo carajos vamos a sobrevivir los medios de comunicación?

.

..

.

..

.

Venezuela: Después de Chávez… ¿Qué?

Por Julián Rodríguez, ElectroMedios.com

En Mayo del 2007 aterricé en la capital de Venezuela con la intención de responder una pregunta: ¿Qué es el socialismo del siglo veintiuno? Y veinte días después habría de venirme con una gran certeza: nadie sabe qué es el socialismo del siglo veintiuno, ni el mismo Chávez. Porque el socialismo del siglo veintiuno es solo una herramienta política que moviliza las masas para lograr cambios institucionales en Venezuela que, a la larga, terminan siendo otra burocracia no menos perversa que la anterior.

Yo era entonces un estudiante de maestría interesado en producir un documental acerca del socialismo del siglo veintiuno, un movimiento que parecía dibujar una forma de gobierno que había aprendido de los errores del pasado y se levantaba como un tsunami en contra de las desigualdades sociales con las herramientas económicas, políticas y sociales del nuevo siglo. Nada de eso era cierto entonces y no es cierto hoy; las sabandijas de ayer hoy son lagartijas de otro color. Y hoy Chávez ya no es, se lo llevó al más allá un cáncer de esos que interrumpen todo, hasta una revolución inventada por líderes inventados durante discursos de inventadas certezas. La propaganda montó a Chávez en cada rincón de Venezuela, en cada calle, en cada sombrero, camisa, hospital, bus, uniforme militar y barril de petróleo de PDVSA, y la fantasía de la propaganda se hundió en la realidad ineludible de nuestra vida frágil. Nunca debió morir Chávez, nunca debe un ser humano irse de este mundo de tan irónica manera: construir una revolución de rostro único, el rostro de Chávez detrás de su exhausto micrófono, y luego no más, se fue, y hoy Chávez ya no es.

¿Qué ha de venir después de Chávez? Lo mismo de siempre.

A Chávez lo van a montar en un caballo, le van a crear un busto de metal de poca originalidad en las plazas, van a usar su nombre a gusto los políticos advenedizos, y en las cartillas escolares aparecerá su retrato tricolor de un perfil redentor estoico contemporáneo. Y las masas lo seguirán. Porque no hay mejor estandarte que la imagen de un héroe muerto.

Cuando me bajé del avión me recibió un amigo del alma con una botella de whisky escocés, me dijo bienvenido a Venezuela, y nos fuimos tomando licor y creo que nunca dejamos de hacerlo hasta veinte días después en que en el aeropuerto un empleado de la aerolínea me preguntó cómo me había ido en Venezuela y le dije sin vacilar que nunca en mi vida había conocido gente que consumiera tanto alcohol a toda hora y en tan desastrosas cantidades. El empleado de la aerolínea sonrió lánguidamente y sacó de detrás del mostrador una cerveza que se estaba tomando en sus horas de trabajo.

Iba a Venezuela persiguiendo el socialismo del siglo veintiuno, y ya estando en tierra bolivariana me enteré que el gobierno planeaba revocarle la licencia de radiodifusión a Radio Caracas Televisión (RCTV), un servicio de comunicación que llevaba más de cincuenta años al aire y el cual era emblema de la televisión venezolana. Dado el ultimátum del estado, RCTV perdería su espacio en el espectro radioeléctrico el 27 de Mayo de 2007 a las 11:59 de la noche por haber sido encontrado culpable de participar en el golpe de estado que temporalmente removió a Hugo Chávez de la presidencia. Sin más, RCTV salió del aire a la hora indicada, no sin antes llorar hasta el último momento de su existencia la decisión del gobierno. Y después de unos segundos de señal muerta en el canal dos, TVes nació.

La noche en que RCTV se preparaba para entregarle la señal al gobierno, Caracas se hallaba bajo un duelo electrizante que hundía la ya oscura ciudad en gritos de huelga y líneas de guardas nacionales dispuestos a partirle el alma en dos al que se atreviera a lanzar una piedra. En medio de tanto lío, de tanta demostración inútil, estaba yo con mi cámara documentando los eventos del barrio Las Mercedes. Un encapuchado rompió la paz con un artefacto arrojado a los pies de la fuerza pública, y esta desató el látigo de su justicia tuerta: en las calles de Las Mercedes se retorcieron los civiles bajo balas de caucho que castigaban sin humanidad alguna a todo ser en su camino, pronto se escuchó la tos ferina de los primeros afectados por los gases lacrimógenos y vi la gente corriendo por las calles con la misma euforia de la pamplonada. Distraído por el afán de documentar, olvidé resguardarme del peligro y pronto me vi envuelto en el mismo gas que atormentaba a la multitud, y un respiro bastó para yo perder el uso de la razón. En alguna ocasión mi padre me habló acerca del gas lacrimógeno, de sus efectos exasperantes y de qué hacer en caso de ser expuesto a este… no me acordé de ninguno de sus consejos. Cuando nos exponemos al gas lacrimógeno, la vida se torna una masa de concreto que nos aplasta sin matarnos.

En medio de mi sepulcro en vida, una señora se me acercó con un pañuelo humedecido con vinagre y me dijo con voz de ángel que me cubriera la nariz y la boca con el pañuelo y respirara profundo… Y volví a mí mismo en unos cuantos minutos. Las filas de la fuerza pública habían avanzado hacia nosotros y ahora se encontraban a espera de nuevas órdenes. Quise regresar para hacer una toma desde la acera, me acerqué con cautela e hice unas tomas desde un lateral de la vía; fue entonces cuando otro periodista me tomó del brazo y me dijo con un tono determinante que la policía acababa de desenfundar las armas de fuego y que era mejor que me alejara. Al escuchar sus consejos, me devolví e hice algunas entrevistas con la gente agrupada cuadras abajo, y allí, mientras recolectaba reacciones, vi un grupo organizado de periodistas de Globovisión y Al Jazeera. Al unirme a las filas de los medios, me di cuenta que yo era el único periodista sin chaleco antibalas, casco de kevlar, rodilleras, guantes protectores y botas punta de acero. Me sentí vulnerable e ingenuo. Aun así, no tardé en identificar un acto de supervivencia básico para todos aquellos que cubren noticias de alto peligro a nivel mundial: cuando Al Jazeera huye corriendo, uno corre con ellos.

TVes nació y se alineó con docenas de estaciones de televisión y cientos de radio comunitarias. La ley venezolana de telecomunicaciones logró darle origen a todos estos medios de comunicación que antes no eran posibles bajo el marco legal. El estado, interesado en crear medios de comunicación masivos a favor del movimiento bolivariano, ofrece subsidios que aseguran el establecimiento y  funcionamiento de medios de comunicación que amplifican los mensajes oficiales en señales radioeléctricas de bajo poder pero de alta influencia municipal. Quisiera creer que los canales privados venezolanos no son vehículos abiertos de doctrinas en pro o en contra del poder bolivariano, pero la verdad es que el periodismo venezolano hoy es una cortina de parcialidad. O se ve a los líderes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) movilizando ríos de rojo, o se ve a Capriles marcando el compás de la oposición en busca de aquellos chavistas descontentos con la <<revolución>>.

Las razones que llevaron al Movimiento V República (MVR) al poder político son de una naturaleza muy sencilla: en 1997, en un país que posee una de las reservas de petróleo más grandes del mundo, el sesenta y siete por ciento de los venezolanos vivía bajo el nivel de pobreza. Punto.

Después de catorce años de Chávez, Venezuela tiene una nueva constitución, nuevas leyes de políticas unidireccionales, inflaciones descascarantes, control oficialista en la asamblea nacional, crisis de vivienda, beneficios médicos, misiones, nacionalizaciones, demostraciones, huelgas, fortalecimiento militar, armamentismo civil, volatilidad del dólar negro y oficial, alta inseguridad social, cambios en oferta y demanda del barril de petróleo,  bajas en la capacidad de explotación y refinamiento del petróleo, pérdida de recursos humanos y disminución de inversión extranjera, incremento en importaciones, debilitamiento de la industria nacional y extensa escasez de productos de la canasta familiar. Después de Chávez y después de todo, Nicolás Maduro. Lo mismo de siempre después de Hugo.

A corto plazo, no hay nada que perder si vivimos en la pobreza. Así que, de ganar las elecciones presidenciales, Maduro le prometió a los cerros venezolanos incrementar el salario mínimo hasta un 45 por ciento del actual. Las brasas retóricas del bloque oficialista, el sudor de los soldados alineados en Las Mercedes en espera de una orden, aquel espectro radioeléctrico que hoy divulga la buena nueva de un orador que ha hecho del petróleo vino, la herencia de un pueblo que hace una década decidió enfrentar a Goliat con una honda, no puede morir con la muerte:

Del sol de hoy al de mañana no hay nada que perder si mi estómago está vacío; no podemos perder la dignidad por dar nuestro voto a aquel que promete defender nuestra humanidad, y contrariar a Maduro, quien defiende el barrio de lodo en el que vivimos los pobres, es rendir con una venia nuestra libertad bolivariana; los pobres somos Simón de Cirene y oponernos a Maduro es dejar que Chávez cargue su cruz hasta el Gólgota. Porque todos somos Venezuela, todos tenemos un voto que halla fuerza en la suma de sus partes, esas partes humanas y reales, por tanto tiempo olvidadas, relegadas a su suerte esclava, ignorante y desechable.

Si Maduro ha de incrementar el salario mínimo, mi salario mínimo, entonces ¡No Volverán!

.

..

.

..

.

James Holmes Somos Nosotros

Por Julián Rodríguez, ElectroMedios.com

Los televidentes nos quedamos inanimados mirando las noticias, petrificados al enterarnos que un hombre entró a un teatro de cine y abrió fuego hiriendo fatalmente a la audiencia. Los televidentes, los radioescuchas, los lectores de los pocos periódicos sobrevivientes, se quedan inmovilizados en el ejercicio de su vida en posiciones cómicas bajo circunstancias de serio carácter. Pensaríamos que la audiencia se ha detenido a cavilar acerca de cómo estos eventos violentos se desenvolvieron y cómo podríamos prevenir actos semejantes en el futuro. Pensaríamos que el ser humano, al menos este que conocemos como ciudadano Americano, tendría la astucia de estudiar los orígenes de la violencia y resolver las debilidades de un sistema que poco regula la venta de las armas de fuego. Irónicamente, los actos violentos de gran impacto nacional incrementan las ventas de armas.

Cuando veo a James Holmes en la corte, no veo a un hombre a punto de ser ajusticiado. Cuando veo a Holmes, veo la consecuencia de nuestra propia ineptitud. Sano o insano, Holmes tiene el rostro de un sistema regulatorio ineficaz, superfluo, manipulado y vergonzoso. Holmes somos nosotros.

Se argumenta que las armas no matan gente, que solo la gente mata gente. Pero hay una gran diferencia entre enfrentarme con un cuchillo a una audiencia desarmada, a enfrentarme a una audiencia desarmada con un rifle de asalto, una escopeta y una pistola. Las armas largas fueron hechas para la guerra, para derrotar al enemigo en un campo de batalla. La guerra es la máquina histórica que ha revolucionado la forma en que entendemos el mundo, creamos estándares, fabricamos productos, y administramos logísticas. Las grandes tecnologías que hoy usamos se crearon primero para mejorar y mantener la maquinaria de la guerra: La comunicación por radio, los satélites, los vehículos terrestres y aéreos, la navegación, todo tipo de propulsión, los estándares en armamento bélico, la medicina, la comida enlatada, las autopistas interestatales. Pero de todas estas tecnologías, solo aquellas asociadas con las armas de fuego fueron cuidadosamente desarrolladas para destruir de manera eficiente y efectiva a otros seres humanos. Es fácilmente justificable el uso de satélites para mejorar la vida diaria de los ciudadanos, o el empleo de la ciencia en las aeronaves para desplazarnos a lugares remotos, pero las armas solo fueron hechas para la muerte.

Décadas antes que los ciudadanos tuviéramos acceso e hiciéramos uso del sistema de posicionamiento global (GPS), el ejército estadounidense ya lo estaba empleando en zonas de conflicto armado. Lo mismo puede decirse de todas las tecnologías de comunicación y los materiales que hoy empleamos a diario, desde el Kevlar hasta los hoy omnipresentes teléfonos inteligentes. Los efectos de la guerra fría nos dieron regalos que solo el apremio ideológico nos pudo dar, solo bastó que los soviéticos pusieran el primer satélite en órbita en 1953, Sputnik, para desatar el inicio de la Era Espacial, seguida por el auge de La Guerra de las Estrellas de Reagan. Solo un conflicto político de poder atómico logró poner un hombre en la Luna: nuestra especie depende de la amenaza que pone en peligro su existencia para emprender grandes aventuras. No hay mejor motivación que nuestra mortalidad.

Y como salvajes hemos vivido por milenios, angustiados por las armas que no tenemos. Porque no tener un arma mortal es no tener la razón absoluta. La razón la dictan los vivos, no los muertos.

Los defensores de las armas viven en un estado de intensa disonancia cognitiva, de incertidumbres tan profundas, que su vida y perfil político son definidos por un rifle de asalto. Para ellos no hay mundo perfecto, no hay sociedad ejemplar. Habrá siempre Holmes en nuestras comunidades, hombres y mujeres dispuestos a todo porque han perdido la capacidad de medir sus actos. Holmes somos nosotros y seguiremos siendo él hasta el día en que el sistema social logre entender que un fusil no está hecho para los ciudadanos, para los que vamos al supermercado a enterrarle las uñas a los tomates, para los que le revisamos el aire a las llantas del carro cada cambio de aceite, para los que cortamos el prado y sembramos rosas bajo el sol de Marzo, para los que sufrimos viendo American Idol y celebramos tomando cerveza contemplando el sol de los venados. Los rifles de asalto no son para los que enviamos mensajes de texto detrás de un volante ni para aquellos que encontramos difícil correlacionar la mala dieta con el sobrepeso. Las ametralladoras no son para los que nos doramos en las cámaras ultra violeta y compramos todo lo que no necesitamos con tarjetas de crédito que luego repagamos a los bancos rindiéndoles nuestra digna subsistencia.

La compra de armas largas es una medida de nuestras inseguridades personales, una apuesta a que todo lo que hoy nos hace un gran país se va a derrumbar y vamos a tener que matarnos los unos a los otros por una lata de sardinas.

¿Qué hacía Holmes con un AR15? ¿Qué sistema es este en el que proveemos las armas más precisas a los individuos más psicológicamente vulnerables? Holmes somos nosotros. Bien afirma el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, al decir que las armas de alto calibre no tienen espacio merecido en nuestra sociedad. Un asalto armado de las Fuerzas Especiales requiere liderazgo, entrenamiento, sincronización, dedicación, profesionalismo, claridad. ¿A quién vamos a asaltar los civiles con nuestros rifles .762 y con nuestros fusiles antiaéreos calibre .50?

El pasado viernes, 14 de Diciembre, la nación se dobló al enterarse de los hechos ocurridos en el pueblo de Newtown, Connecticut. El debate acerca de las armas de asalto y su función en nuestra sociedad hoy se aviva una vez más. Me pregunto si en el 2013 tendremos la capacidad intelectual de lidiar con este problema recurrente, o si el pesimismo y el capricho humano que nos hace adorar las armas de fuego podrán trancarle la puerta a la razón en la misma manera que lo ha venido haciendo por décadas; décadas que hoy le pueden sumar otras 28 víctimas a nuestra apatía vulgar.

.

Una Pausa

Por Julián Rodríguez, ElectroMedios.com

Admiro la precisión de las estrellas. Ese cosmos que tanto habla de nosotros y que ahora ignoramos bajo las bombillas luctuosas de nuestras ciudades. Y admiro todo lo que se mueve de manera independiente: la arena errante con el viento, las larvas de la muerte, los moluscos lentos bajo el océano incansable, las faldas de todas las mujeres bailando con los muslos del deseo, las nubes que hoy no dieron su sombra a esta geografía, las rocas que fueron empujadas por un niño y ahora ruedan libres y amenazantes por la pendiente, y las estrellas, la precisión de las estrellas empujadas al olvido por la rotación de la tierra.

Admiro la radiación, la luz del sol plasmando sombras y empinando semillas hacia esta. El sol me recuerda un tiempo que nunca viví y que hoy me muestra como su consecuencia. Yo soy el efecto. Algún día nuestra estrella también verá sus días solares contados, y en un solo movimiento que no veremos se consumirá a sí misma concluyendo con esto tan solo un momento en el tiempo. Somos un instante.

Soy mi conciencia, soy la ruptura que transformó la materia en esta revolución molecular que nos da hoy, a millones de años del inicio, las ideas, las arterias, cada célula nerviosa, el tejido adiposo, los dedos de las manos. Y contemplar es estar vivo: mirar las multitudes en cámara lenta, seguir el galope de un caballo, identificar las venas de un brazo exhausto, escuchar la risa ausente del cine mudo de los veintes, sentir el peso de una manzana en un cuadro. Y admiro los sonidos que llegan de repente: las burbujas en un botellón de agua, la tela que se rasga, el golpe sordo de los cocos cayendo en la madrugada, la escopeta de mi abuelo en mi memoria, los corresponsales en la radio reportando desde sitios lejanos. Somos nuestra propia causa.

Parecemos diminutos junto a los astros, pero son estos los que darían todo por ser uno de nosotros. El universo también es un animal vulnerable a la mereced de un destino controlado por nadie. Los efectos se hacen causas. Se estrellan las galaxias unas con otras en una danza de caracolas, se dan a sí como células primarias. Me atormenta observar el universo y aceptar que lo que veo es el pasado. Yo soy la máquina del tiempo.